Cheb, República Checa

Cheb / Región de Karlsbad / Bohemia / República Checa

Cheb (anteriormente Eger) ha estado históricamente caracterizada por su ubicación intermedia en la frontera actual entre Alemania y República Checa. La ciudad, con unos 33.000 habitantes y unos 9,6 km², está muy influenciada por su larga historia. Hoy, en el centro del triángulo de los balnearios, Karlovy Vary (Karlsbad), Mariánské Lázně (Marienbad) y Františkovy Lázně (Franzensbad), Cheb es una puerta que une Europa Occidental con Europa Oriental.

La larga y variable historia ha dejado su huella en Cheb y en sus alrededores. Muchos lugares de interés, a menudo escenarios de acontecimientos históricos y personalidades importantes, vuelven a estar hoy restaurados y, en su mayoría, abiertos al público. Los castillos, iglesias y el paisaje (bosque de Cheb) invitan a relajarse y a sumergirse en la historia de la región.

Económicamente, Cheb es hoy un importante punto intermedio entre Europa occidental y oriental. Tras la caída del bloque comunista, su favorable situación respecto a las infraestructuras llevó al rápido asentamiento de empresas de Europa occidental (conexión por la autopista E 48 con Praga, Bratislava y Budapest; autovía E 49 desde Chemnitz hasta Viena, pasando por Plauen; conexión por tren desde Bayreuth a Praga, hasta Moscú). Entretanto, Cheb se ha convertido en una ciudad limítrofe muy europea, abierta y de desarrollo dinámico.